domingo, 15 de noviembre de 2009

lámpara encendida


Amado mío
Por que no llegas?
Esta mañana al despertarme y ver como el sol tenuemente asoma en el cielo gris de Lima pensé en ti mientras veía que mis vecinos salían a comprar el pan
Miré mi cama vacía, y quería abrazarte, debe ser hermoso despertar y ver a tu lado al ser amado, y solo te dije la repetida frase “no sabes lo que te pierdes Pygmaleon”
Es domingo, un domingo muy tranquilo y la idea de ti esta presente en mi mente, por eso escribo, te estoy necesitando mucho….

Esta semana he querido apagar la luz que dejo prendida para que me veas en la oscuridad, me ha agobiado la idea que tu viaje por tierras lejanas se prolongue aún mas
Esta semana he querido cerrar los sueños en un cajón, tirar las llaves y olvidarme de ti
Ha sido duro amado Pygmaleon.

Ultimamente he imaginado tus ojos, y trato de buscarlos en los ojos de aquellos que veo pasar, aún no te reconozco en las personas que están cerca de mí tal vez necesitas más luz para verme, tal vez aún yo deba seguir soñando con el momento en que tu lámpara y la mía iluminen esta soledad…..

11 comentarios:

José Antonio dijo...

Leí alguna vez que cuando se vive la vida esperando a veces resulta que lo que uno espera llega -y se va- sin darnos cuenta.

La espera la mayoría de las veces es egoísta, ciega y demasiado exigente, pero creo que es parte de la vida el tener que ir lidiando con la soledad, con la nostalgia, con los recuerdos, siendo fiel a los afectos y manteniendo la esperanza del amor hasta el ultimo instante.

Gracias por tu visita, no seguimos leyendo. Un beso.

Galatea dijo...

Ummmmmmmmmm, una espera ciega, si es posible cuando creamos en la mente imagenes utópicas del otro y esperamos al principe azul o la princesa rosa de ser el caso.

El tema es tener claro que esos personajes sólo existen en los sueños y que uno va a enamorarse de un ser de carne y hueso con aciertos y pequeñeces.

Sucede entonces que uno si conoce a alguien debe decidir si abre o no el corazón y si acepta al otro como viene, ese es el dilema! muy pocos quieren comprometerse en esa empresa, ya que si no me gusta tal o cual cosa paso de la persona y la que venga sera mejor, pero y si quien dejaste atras era la persona indicada?

un buen tema para reflexionar

besito

Jorge Ampuero dijo...

Creo que toda espera válida no es pasiva, y que la fe viva nos lleva a mover las montañas para asir aquello que anhelamos, pues después de todo, la soledad es un buen sitio para visitar, pero un mal lugar para quedarse.
Interesante blog. Nos leemos.

Saludos...

Galatea dijo...

En efecto la soledad es un mal lugar para quedarse, sin embargo visitarla de cuando en vez es necesario para mirarse por dentro, ordenar cosas, descubrir otras tantas, encontrar la esencia de uno mismo y volver a empezar.

Muchos le temen, tal vez por que no quieren escuchar su voz interior, en mi caso es un lugar al que voy para escuchar a mi corazón

Nos leemos

Javier dijo...

Qué difícil es no amrte, pero ¿cómo saber cuándo se ama una idea y no una realidad?

Galatea dijo...

Yo creo que uno siempre lo sabe, uno dentro de si sabe si es una fantasía o si es real y es que cuando uno ama se siente pleno, completo y sobre todo siente que alguien lo ama como es, sin necesidad de hacer algo para agradarle, simplente te ama por que existes.
Sin embargo el camino de descubrir si ese alguien es tu pareja de toda la vida, exige la mayor honestidad, la mayor transpaerencia, la mayor entrega y el mayor compromiso

Javier dijo...

La vida nos retuerce y deja sombras y recovecos. Creo que amar consiste en ver como somos vistos. Sólo podemos amar en el amor de otro. Pero tememos mostrar nuestras heridas y debelidades. Las llagas son horribles y sólo Cristo las ha hecho bellas. El amor necesita al Amor.

Galatea dijo...

Creo que muchas cosas que nos sucedieron en el pasado, nos sucedieron para valorar el presente, para crecer, para trascender, uno no puede quedarse con los miedos del pasado, si fuera si me meteria en un agujero y no saldría nunca mas... pero no aprovecho lo aprendido para caminar....

Amar en darse, en entregarse, es abrirse al otro y aceptarlo como viene sin desear cambiarlo, siemplemente es para mi darse la oportunidad de descubrir maravillas en el corazón del otro si uno no se entrega que es lo que espera recibir?

Javier dijo...

Siempre me ha sorprendido la facilidad con que puede confundirse el amor con la soberbia. Y entiendo ciertos designios providenciales que nos sometan a prueba. Pues el amor debe ser purificado para no tornarse egoísmo. Ciertamente ¿qué recibiremos si no damos? ¡Ojalá pudiera entregar mi ser sin desear nada a cambio! Pero el crisol deseado no acaba de llegar.

Galatea dijo...

uno tiene que decidir amar y entonces esa persona llega, basta solo abrir el corazón y romper con ideas preconcebidas de principe azul y princesa rosa

Javier dijo...

Exacto. He tardado muchos años en comprenderlo, pero es así.